Saltar al contenido

Entrenamiento con bicicleta de spinning nivel principiante

La bicicleta de spinning es una máquina especial si piensas en comenzar a perder esos kilos que te molestan y a ponerte en forma sin salir de casa.

Entrenamiento con bicicleta de spinning nivel principiante

La bicicleta de spinning es una máquina especial si piensas en comenzar a perder esos kilos que te molestan. Como ya conoces, cuando hacemos ejercicio encima de una bicicleta estática, la mayor parte de nuestro peso reposa en el taburete o sillín, por medio de esto nuestras piernas sencillamente se tienen que ocupar de pedalear sin padecer bastante estrés por el encontronazo de nuestros pies con el peso plus de nuestro cuerpo. Es gracias a este aspecto por lo cual, los expertos de la educación física, tenemos en cuenta el entrenamiento en bicicleta como un entrenamiento de “bajo impacto”, perfecto para iniciarse de forma segura.

Quemarás calorías

Un aspecto considerable que muchas personas no conoce, es que a lo largo de la costumbre del ciclismo, asi sea estático o con una bicicleta de calle, se movilizan una cantidad enorme de músculos. El reclutamiento de todos estos músculos necesita energía para que funcionen de manera correcta. Este suceso es el responsable de que cuando hacemos una sesión de solamente 30 minutos a un ritmo despacio (70% de tu FCmax) se quemen, precisamente, unas 300 kcal.

Es viable que inclusive poseas una bicicleta guardada en el desván. ¡Ya es hora de sacarla, engrasarla bien y comenzar a quemar calorías! Si no tienes la suerte de tener ninguna, deberías saber que hay bicicletas estáticas plegables en el mercado por menos de 150 euros, precio más que razonable si poseemos presente la multitud de provecho que reporta para tu salud.

Tu salud, la primera beneficiada

El trabajo sobre una bicicleta estática contribuye multitud de provecho para la salud, entre los más indispensables se encuentran:

Mejora del sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular es el primordial beneficiado con la costumbre de esta educación física. El fácil hecho de hacer una costumbre recurrente con una continuidad de solamente tres días por semana acarrea una reducción de la posibilidad de infarto en bastante más de un 50%. Disminuye de forma importante el LDL o “colesterol malo”. Además, además el corazón sale beneficiado con la costumbre recurrente, dado que se aumenta su tamaño y su eficacia. Si los esfuerzos que hacemos son intermitentes y superiores al 75% de la FCmax incrementaremos la capacidad con la que bombea la sangre.

Músculos más tonificados

Otro provecho asociado es la tonificación muscular. Además de los músculos que te hemos mencionado antes, otros además se favorecen de la costumbre encima de una bicicleta. Los brazos, entre otras cosas, se mantienen en tensión la mayor parte del tiempo, realizando que, con el tiempo la parte de atrás del brazo se tonifique y estire. El abdomen y la espalda son causantes del cuidado postural encima del sillín. Una posición correcta y una espalda recta van a hacer que, de a poco se tonifique y rectifique esa región.

Articulaciones y huesos más fuertes

El continuo trabajo muscular crea una tensión que es transmitida por los tendones hasta los huesos, ocasionando un desarrollo popular como osteogénesis. La osteogénesis es el desarrollo solicitado de calcificar huesos y lograr que estos sean más densos y fuertes. Un trabajo muscular continuado sobre una bicicleta estática brinda el estímulo primordial para comenzar este desarrollo regenerativo de los huesos.

Articulaciones tan indispensables como las rodillas van beneficiadas con esta costumbre, dado que la continua tonificación provoca que los músculos que cubren y sujetan la rodilla se vuelvan más fuertes, ocasionando la articulación en su grupo sea muchísimo más permanente.

Comienza a entrenar

Para vigilar tu entrenamiento es requisito que sepas tus pulsaciones por minuto (ppm), para eso sencillamente puedes ubicar tus dedos índice y anular sobre tu cuello y contar las pulsaciones a lo largo de 15 segundos, después multiplica el resultado por 4 y vas a tener tus pulsaciones. Para calcular tu FCmax tienes que restarle tu edad a 220 (una persona de 40 años va a tener una FCmax de 180 ppm).

Cuando entendemos vigilar nuestro entrenamiento te recomendamos una periodización simple para empezar a coger fondo de a poco y que nuestros músculos se pongan en forma para futuros entrenamientos de más grande intensidad.

Para empezar tienes que calentar, por lo menos unos 10 minutos a ritmo despacio (50% de tu FCmax) una vez transcurrido este tiempo de tiempo aumentaremos la intensidad hasta un 60-70% de la FCmax y mantendremos esta intensidad a lo largo de por lo menos 20 minutos.

Cada semana de entrenamiento deberemos incrementar 5 minutos nuestro tiempo de trabajo hasta hacer un más alto de 40 minutos al 70% de tu FCmax. Este desarrollo vas a tener que repetirlo, al menos, unas 3 ocasiones por semana, dejando 1 día de descanso entre entrenamientos. Cuando hayan transcurrido unas 10 o 12 semanas tendrás la posibilidad de aumentar el nivel de entrenamiento, el cual desarrollaremos en siguientes artículos.

Última actualización el 2020-07-08 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados