Saltar al contenido

Plan de entrenamiento ciclismo en carretera

Si quieres ser un ciclista de carretera tienes que tener una forma de pensar enfocada para el entrenamiento, intentando encontrar sobrepasar los límites para ser mejor y conseguir el resultado que esperas.

Plan de entrenamiento ciclismo en carretera

Si quieres ser un ciclista de carretera tienes que tener una forma de pensar enfocada para el entrenamiento, intentando encontrar sobrepasar los límites para ser mejor y conseguir el resultado que esperas. Para ello debe preparar su cerebro para quitar algunas percepciones que se transforman en óbices, como entre otras cosas:

no he hecho recorridos tan largos, no soy montañista, el sendero es muy empinado, no conseguiré soportar un recorrido con algún conjunto particularmente, no tengo tiempo, etc.

En un entrenamiento de ciclismo en carretera ideal tienes que dedicar de siete a diez horas a la semana subido en una bicicleta, lo que te dejará lograr escenarios altos de ejercicio.

A fin de que el provecho de su entrenamiento se expanda deberás comprender cuál es, en su caso, el ejercicio clave.

Tienes que conseguir un gran nivel de resistencia, fuerza y agilidad, antes de salir en todos los recorridos.

Tienes que hacer una composición de trabajo, una rutina que le asista a ajustarse a su propósito, que para muchos es conseguir una inmejorable condición física y para otros la competitividad, evadiendo lesiones o bien patologías.

Antes de comenzar un entrenamiento, debes tomar en cuenta que varios de sus anticuerpos están en las células grasas, por lo cual una súbita pérdida de peso gracias a un elevado entrenamiento podría exponerlo a infecciones y también inutilizar sus músculos para próximos entrenamientros.

Ahora se detalla un plan de entrenamiento para carretera algo duro, más simple de continuar con mucha especialidad:

Fase 1: Creando una base

Aquí creas una base que le asista a ajustarse a la rutina, recorriendo determinados quilómetros, puedes hacer recorridos cortos numerosas ocasiones ida y vuelta.

Fase 2: Entrenamiento de resistencia

En esta etapa se busca incrementar la resistencia englobando distancias notables, quizá realizando 100 km en un periodo de 4 horas, no tiene que ver con agilidad sino más bien del tiempo que puedes mantenerse pedaleando.

Fase 3: Acrecentando la fuerza

No tiene que ver con sacrificar agilidad. Mas tienes que hacer ejercicios que robustezcan tus músculos, inclusive ir al gimnasio y hacer reiteraciones de escalada te asistirán, especialmente si es un día lluvioso.

Fase 4: Descansando

El reposo es una parte del entrenamiento, ahora que los músculos tienen que volver como estaba. Puedes tomarte un par de días sin montar bicicleta en la semana, ahora sea totalmente relajado o bien haciendo ejercicios más suaves como natación, yoga o bien pilates.

Fase 5: Agilidad de avance

La intención de esta etapa es aumentar la agilidad en el transcurso de un periodo alto en contraste al sprint. Para ello tienes que integrar fartlek de alta intensidad y media distancia.

Fase 6: Construyendo tu sprint

Esto tienes que llevarlo a cabo solo si quieres formar parte en algún acontecimiento que requiera hacer dicho esfuerzo, en verdad no es conveniente llevar a cabo este ejercicio de forma recurrente, ya que un pico de agilidad real, puede seguir estando precisamente de 2 a 3 semanas. Cuanto más extenso más profundo es el sprint.

Fase 7: Reposición de comestibles y fluidos

Del mismo modo que la etapa previa, tienes que elaborar un régimen de nutrición y bebida si quieres formar parte en algún acontecimiento ciclístico, intentando encontrar con anticipación composiciones y sabores que se ajusten al paseo que vas a hacer.

Fase 8: Reducción

Un par de semanas anteriores a un acontecimiento tienes que reposar, para evadir los nervios el día de la carrera.

Fase 9: Acontecimiento

No te enfoques en conseguir culminar en un tiempo preciso, si hiciste un óptimo entrenamiento no vas a tener inconveniente en tener un óptimo desempeño, además el tiempo puede verse perjudicado por otros causantes, como el tiempo entre otras cosas.

Fase 10: entrenamiento de recuperación

Tras un acontecimiento es aconsejable retomar un entrenamiento muy despacio. Bajar la intensidad para dejarle a los músculos desestresarse y de este modo no lesionarse o evitar dolores innecesarios.